El Destino Turístico del Futuro

La revolución tecnológica le está dando vuelta al mundo tal y como lo conocemos, contribuyendo a la innovación y al desarrollo general pero también contribuyendo –con su velocidad de vértigo- a acortar el ciclo de vida de los productos y servicios. Si el turista vive en un mundo digital, ¿Por qué se va a conformar con un destino analógico? 

Las aplicaciones son infinitas: Imaginá ofrecer al visitante en su tablet una animación en 3D de una representación histórica frente al lugar en el que se produjo, o disponer de etiquetas interactivas con información ampliada en cualquier museo, restaurante o bodega. Imaginá un menú con sugerencias personalizadas que el visitante pueda visitar en un área próxima, tan solo con descargar una app en su celular: La guía turística más cómoda, interactiva y completa, que incluso les informe de los eventos que tienen lugar en el destino que visitan, y les permita agendarlos y compartirlos con sus contactos de manera automática.

Las empresas del sector pueden aportar un nuevo enfoque a su estrategia de marketing posicionando su producto o servicio como el primero en integrar tecnología de geolocalización, por ejemplo para comercializar actividades náuticas: Las zonas de buceo más próximas o los puertos y atraques disponibles a disposición del usuario con tan solo un click. Usando esta tecnología en el sector de los cruceros, los usuarios podrían -desde el propio barco- visualizar superpuestos sobre el plano de la ciudad portuaria los lugares de interés y la oferta de ocio.

Sin lugar a dudas, la próxima década se presenta interesante: Por un lado, seguiremos presenciando continuos avances en tecnología y por otro, analizaremos cómo la industria turística incorpora todos estos avances para añadir valor a sus productos y diferenciarlos de los de la competencia.